<< VIAJAR Y SU PODER CURATIVO >>



Nos hemos convertido en seres que habitamos el momento futuro o el momento pasado, dejándonos solos en el presente.

Hemos olvidado que cada día de vida es un regalo que no aprovechamos todo lo bien que deberíamos. Hemos dejado de vivir en el momento actual y eso nos ha llevado a dejarnos solos de cuerpo y mente, eso nos está llevando a desconectarnos de nosotros y de la fuente, esto nos está llevando a morir teniendo vida.

Hace poco volví de viaje y cómo cada viaje, volví un poco más yo. Hace años decidí cambiar mi vida y dejarlo todo por ir en busca de mi yo más interno, lejos de ciudades y edificios grandes, que me hiciesen sentirme tan pequeña como me sentía en mi ciudad. Así que me aventure, decidí el destino sin saber mucho de él, y me fuí.

Elegí una zona rural frente a la playa, apenas habitada y bastante salvaje donde poco a poco fuí permitièndome caminar con la naturaleza, viviendo sus ciclos, observando sus mares y mareas y entendiendo cada día un poco más la Luna.

Con esta pequeña introducción de mis últimos 7 años de vida, os quiero hablar hoy sobre la importancia de viajar, ya que viajando reapareces, vuelve a escena tu yo escondido, ese que el ritmo de la sociedad atropella entre planes, trabajo y ruido... y un día sin quererlo, dejas de ser quien eras para convertirte en alguien que ni siquiera te gusta.


Nepal fué al sitio al que decidí irme en mis vacaciones. No era un sitio elegido al azar ya que desde hace años empecé a interesarme por muchas de las cosas que viven dentro de este país... mi nombre de trabajo es "namasté" desde el principio de mis terapias, desde que empecé a tratar a gente, de esto hace ya muchos años...y namaste es la palabra por excelencia en Nepal, engloba gratitud,amor,educación,adoración... es una palabra para mí, sagrada.

Al final de soñar tantos años con poder ir a visitar Nepal, todo cobró sentido dentro y fuera de mí y me viene a la cabeza una frase que no recuerdo muy bien de quién era pero que nos hace ver una gran verdad : " lo que crees, lo creas ".

Nepal es fascinante en muchos sentidos.

Te arropa, te cuida, te protege y lo más importante, TE DA. Te da tanto de golpe que sin asimilarlo, te hace despertar, de golpe también, sin esperarlo, completamente desprevenido. Podría pasar hablándome de Nepal muchos días seguidos ya que como cual niña enamorada por primera vez, guardo aún las mariposas dentro de mí que me hacen estar en paz por dentro cada que pienso en volver allí...

Viajar es sumamente importante y necesario para todos, nos hace restaurarnos por dentro, entender un poco más que necesitamos y qué nos hace sentir bien... viajar nos ofrece la oportunidad de darle al botón del pause de nuestra vida, parar, respirar, observar, degustar, dejar trabajar nuestros 5 sentidos, amar a otra cultura sin conocerla, conocer a personas que se convertirán en tus amigos para el resto de tu vida, viajar nos une en todos los sentidos.

Nos une a nosotros mismos y nos une como sociedad, como ser individual unido de la mano del otro.

Sé que todo el mundo no puede viajar a otros países por múltiples factores, pero cuando me refiero a viajar, me refiero a salir de nuestro entorno cada vez que podamos y siempre que lo sintamos. Nuestro cuerpo habla a gritos, gritos mudos en nuestros oídos... ¿ cómo puede ser que llevemos toda una vida conviviendo con el mismo cuerpo y no sepamos escuchar lo que necesita ?... en el parar está la clave, debemos bajar el ritmo, salir a la naturaleza, si no podemos irnos a otro país pues pasar un fin de semana fuera de nuestro día a día, encontrar un sitio que para nosotros sea sagrado y nos ofrezca sensaciones de paz y de tranquilidad, dedicarnos a fin de cuentas a crear un momento en el tiempo en el que podamos experimentar sensaciones de piel hacia adentro, momentos para escuchar el alma, momentos para escuchar nuestro Yo interior, momentos para querernos tal cual somos, momentos para sentirnos más unidos a nosotros mismos, momentos que nos hagan convertirnos poco a poco en nuestra mejor versión de nosotros mismos.



Hace años decidí terminar cada año como me gustaría que fuese el siguiente... ¿sabeis como decidí terminar mi fin de año ? VIAJANDO. Sólo me voy dos o tres días pues no dispongo de más... pero paso el fin de año fuera de mi sitio de confort, descubriendo rincones o culturas, aireando mi yo interno y dejándome ser libre ...

Os invito a poner en práctica algo de lo que hoy hemos hablado, planear las próximas vacaciones, organizar un fín de semana fuera o animarse y romper con las costumbres y empezar el año nuevo en otra ciudad o país que no sea el vuestro.

Me encantaría que si lo hicieseis me lo conteis por aquí o por cualquiera de mis redes. Os envío mucho amor para el día de hoy.

Namaste

0 vue0 commentaire

Posts récents

Voir tout
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono Social blogger