OTOÑO Y ¿ CÓMO IMPLANTAR HÁBITOS EN NUESTRA VIDA ?



Aterrizamos ya de las vacaciones y a pocos días de entrar en una nueva estación, el Otoño, no veo mejor manera de hacerlo que con un enfoque ordenado implantando hábitos nuevos que nos faciliten este mes de menos luz.

Son a muchos a los que les afecta el Otoño y es muy normal porque es una estación de recogimiento, de ir preparándote de una forma interna hacia tí, hacia las cosas que queremos "cocinar" y cambiar más adelante en nuestra vida.

No sé si lo sabes pero... Cuando el estrés te supera, la capacidad para sintetizar cortisol ( hormona producida por las glándulas adrenales ) disminuye, y puedes sentirte cansado/a, deprimido, ansioso y tener problemas de sueño o de concentración.

Aumenta el deseo de tomar alimentos dulces debido a los niveles bajos de azúcar en la sangre ( el cortisol favorece la liberación del azúcar hepático ).

Así, el cuerpo se descompensa. 

Una forma de surtir al cuerpo de ese dulce que necesite de una forma sana y así que no sufran nuestras suprarrenales es cambiar el donuts de toda la vida por plátanos, dátiles, almendras o aguacates... si, el donuts de vez en cuando también es sanador pero implantando cambios pequeños llegamos a estar sanos de una forma holística, y eso siempre es bien!

Sincronizándose con la naturaleza y observándola, vemos que es tiempo de soltar, como los árboles se desprenden de sus hojas para tener mejor descanso durante la época de frío así tenemos que hacer nosotros.

Podemos pues, soltar creencias, patrones, soltar los "yo no puedo" o los miedos, se me ocurre...

Desprendernos de cosas arraigadas que nos hacen cargar con kilos de más, haciéndonos más cansado el camino.

Otoño es un mes perfecto para limpiar a fondo, desde nuestra casa y soltar aquello que ya no nos sirve y dejándonos más espacio libre para integrar nuevas ideas, conceptos o nuevos propósitos para de alguna manera, llevarnos más cerca de aquello que nos gustaría atraer a nuestra vida.

Así que hoy vengo con una idea simple para trabajar en los propósitos y llegar a materializar lo que realmente queremos.

Podemos empezar anotando en un papel o en una libreta, aquello que deseamos cambiar/conseguir y en qué proyectos ( si es que los tenemos ), nos queremos centrar.

Tómate tu tiempo para esto, no hay prisa, piensalo bien para intentar manifestarlo desde la paz mental y no desde el ego.

Una vez tengamos nuestra lista, le ponemos presencia, nos la creemos, ella va a ser nuestra guía que nos irá mostrando en qué parte de la ecuación estamos fallando, para a posteriori, poder corregir esos fallos, si los hubiese.

Elegimos también cómo nos queremos ver realizando todo esto. Imagino que todos queremos vernos felices, motivados, presentes... Bien, anótalo también, plasma en papel esa persona que está construyendo su nuevo "yo".

Con todo esto ya tenemos diseñado el 50% del trabajo, ahora viene lo complicado, el tomar acción en cada cosa de la que hemos escrito para llevarla a cabo.

De por sí contamos con un desequilibrio de ser-hacer-actuar importante, llámalo que hemos nacido en una sociedad donde tienes que ser el número 1 porque si no, no eres "válido" (es completamente absurdo vivir enfrascado en ese estado egoico), llámalo que nuestros padres nos educaron de la mejor forma que sabían, sí, pero limitando nuestra forma de expresión ( en muchos casos.. ), llámalo que cargamos con miedos de todas las clases y colores que nos hacen pensar y sentirnos chiquititos cuando en realidad, nuestro potencial es ilimitado.

Pues vamos a revertir todo esto, no?

Vamos enfocando punto por punto, añadiendo lo que creemos que nos acercará a nuestro objetivo. Me refiero a la acción de hacer, a la acción de trabajo.

Ejemplo: "Quiero ser una persona más tranquila y estar más en paz con todo, ya que me tomo todo a mal".

Vale, pues aquí podemos buscar un encuentro con la meditación ( no hablo de sentarse mirando una pared con 100.000 pensamientos cruzándose en tu mente, hay muy diferentes tipos de meditación/respiración para que encuentres uno que se adapte a tí ), practicar yoga en un centro 

( además de aquietarnos en varios niveles, conocerás a gente afín ), estar en contacto con la naturaleza ( esto es la medicina que todo lo cura, y es gratis oiga! ), buscar cualquier tipo de acción que nos calme, en definitiva.

Las opciones son ilimitadas, como todo en esta vida, así que fuera excusas y ponte a buscar alguna que te encaje.

Darnos tiempo para probar algo no significa hacerlo 1 día y cambiar a otra cosa.

Deja las cosas fluir y da tiempo a todo, se flexible, sé presencia en esa acción, igual puedes hasta anotar, si te va bien, aquello que se mueve dentro de tí.

Con perseverancia, constancia y amor por cada cosa que haces, consigues todo lo que te propongas.

No nos vamos a sorprender a estas alturas de que la vida de por sí está turbia, de que todo por descuido y por falta de amor, nos va alejando de nuestra esencia, de nuestro ser.

Todo logro empieza con un paso súper pequeño, tras otro y otro y otro y así la ecuación sí que sale... vas a ver que de años de condena voluntaria llevas a tu espalda gracias a patrones que hemos hecho nuestros.

Sé creativo, eso nunca falla! y no le tengas miedo a nada porque estás aquí para equivocarte creciendo.

Otoño es reflexión, es tiempo para buscar el equilibrio personal y emocional.

El Otoño es una época de cosecha simbólica y literalmente, y cuando lo descubras de esta forma igual te pasa como a mí y empieza a ser tu mes favorito del año.

#otoño #propósitos

Namaste

0 vue0 commentaire

Posts récents

Voir tout
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono Social blogger